Mi Testimonio

Mi Querido Hermano y Hermana;

Recuerden; "Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte." (Apocalipsis 12:11)

1. Mi Conversión al Cristianismo

Mi Testimonio

Este es mi testimonio. Durante muchos años, he vivido una vida llena de muchas bendiciones, yo, como otras personas, he tenido la virtud de tener lo que otras personas carecen o no tienen, como comida, agua, refugio, familia e incluso buena salud; Digo esto en comparación con aquellos que viven en la pobreza extrema. Sin embargo, no fui tan agradecido como debería haber estado. Verá, serví en el Ejército durante cuatro años, me enviaron a Iraq y durante mi despliegue tuve experiencias cercanas a la muerte, de las cuales una cambio mi vida. Verás, a medidas de medio año del 2006, un soldado y amigo perdió la vida durante una misión, una misión en la cual yo estuve presente. Sin dar detalles, despues de la trajedia, nuestro despliegue en Iraq había terminado. Cumplí con mi compromiso militar y salí. Al principio, se me fue complicado  adaptarme a la vida civil, pero llegue a tener trabajos de salario mínimo. Entonces, un día finalmente se me ofreció un trabajo bien pagado y lo acepté. Mis finanzas ya no eran un problema, de hecho, el dinero comenzó a dominar mi forma de vida. Empecé a pensar de mí mismo mejor y orgulloso, tanto que estaba avergonzado de mi vida anterior; tenia mucho orgullo. Ya no podía conformarme con menos. Después de haber probado la envidia y la codicia, fui conducido a la idolatría y la vanidad, y éstas se volvieron parte de mí. Y sin saberlo, estaba idolatrando y adorando las cosas de este mundo. Y cuando empecé a creer en falsas doctrinas, tal como; La Nueva Era, la Ley de Atracción, la Cienciología y otras teologías; mi mente fue azotada de aquí para allá como las olas del mar; Incluso comencé a negar la verdadera naturaleza de Dios; y al hacerlo, me convertí en un tonto, perdido en la oscuridad sin un solo destello de luz. O' qué desgracia la mia. Y este estilo de vida impío se prolongó durante varios años. Entonces, un día decidí salir y beber, y fui detenido en un puesto de control de la policía por conducir bajo los efectos del alcohol. No fue el DUI lo que cambió mi vida, oh no, sino la fecha. Veras, en ese día, fueron 10 años exactamente desde el fallecimiento del soldado.

No creo en accidentes, coincidencia o suerte. Creo que Dios tiene un propósito específico para todos nosotros. Creo que Dios, por su gracia y misericordia me había llamado a poner fin a mi estilo de vida pecaminoso y destructivo y a recordar cuán valiosa es la vida. Ahora sé que estaba bajo la influencia del mal, y fui cegado por el dinero, la codicia y la lujuria. Y fui ingrato por muchos años, aislé a Dios de mi corazón; y fui desviado por mis propios deseos. Si Dios no hubiera interferido en mi vida, probablemente habría continuado en el camino de la autodestrucción. Te digo esto; Bienaventurados los que tienen un deseo voluntario de conocer a Dios.

 

Meses después, después de mi DUI, acepté a Cristo como mi Salvador y Redentor, me convertí de Católico a Cristiano. Te comparto esto contigo; mi alma ha probado los frutos del amor, la paz y la alegría; Me levanto todos los días con gratitud, rezo día y noche, mi objetivo es ser una luz brillante para los demás, agradezco a Dios por todo, incluso por un simple vaso de agua. La humildad, la sinceridad, y la mansedumbre son palabras por las cual todo ser humano debe vivir. Finalmente, recuerda esto; No hay mayor satisfacción en la vida que ser justificado y redimido por la sangre de Cristo, y adorar a Dios. "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas." (2 Corintios 5:17)

 

Hermanos y hermanas, Dios es real, y no hay duda de ello. A veces Dios nos quita para que podamos entender cuán frágiles y perdidos somos realmente sin Él. De lo contrario, comenzamos a confiar y confiar en nosotros mismos, y al hacerlo, lo arriesgamos todo; y la vida se vacía, y sin esperanza de salvación; y eso podría significar la diferencia entre la vida y la muerte; La salvación o la condenación. La verdad es que todos pecamos; y lo seguimos haciendo, todos codiciamos, todos envidiamos, todos mentimos, incluso los reyes y las reinas son pecadores. No hay ningun hombre justo, ni uno, "por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios," (Romanos 3:23). Verás, por naturaleza, nuestro corazón busca hacer lo que es malo e incorrecto: "Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro." (Romanos 6:23). No se dejen engañar, hermanos y hermanas, solo hay un nombre bajo el cielo a través del cual podemos ser liberados de la esclavitud del pecado; ¡He aquí !, ese nombre, es Jesucristo.

 

Reflexiona sobre esto,

¿Quién de ustedes puede decir con toda certeza cuántos años de vida vivirán en esta tierra? Y como la respuesta es nadie lo sabe, entonces ¿por qué vivir como si mañana tu vida estuviera garantizada? Tu eternidad está en riesgo. Por lo tanto, busca la salvación. Despierta.

OUR

FORGIVENESS

...step by step